marzo 11, 2017 admin_hg

Innovar para democratizar el acceso a una mejor calidad de vida

 Por Andrea Arroyo Coloma

 

 

La innovación requiere de mentes abiertas, humildes y cooperadoras para democratizar el acceso a una mejor calidad de vida.

La sociedad de hoy en día está llena de personas ególatras y competitivas, pero también solidarias y optimistas. Es esta diversidad, la que me inspira a adquirir nuevas herramientas asociadas a la innovación para aportar a una sociedad desigual y con falta de oportunidades para los más pobres.

Todos los días me pregunto, ¿cómo aportar desde mi saber hacer y ser? para impactar y motivar a otros a que vivan tranquilos y felices, donde se vuelva a cultivar los valores de una sociedad incrédula y desconfiada.

Mi inquietud por la innovación, empezó cuando trabajaba en una compañía y veía que los recursos mensuales acaudalados eran enormes, esta situación me frustraba al pensar que una empresa tan grande en Chile, invirtiera tan pocos recursos en una sociedad a la que había impactado social, cultural y políticamente desde su arribo al país. Pienso y tengo la convicción de que las voluntades mueven montañas y una de las cosas que me movilizaba era aportar desde la amabilidad, el conocimiento, la humildad y la cooperación, al progreso y acceso a una mejor calidad de vida para las personas. El objetivo es, democratiza el acceso a una mejor calidad de vida a través de la innovación y que esta no fuera privilegio solo para algunos.

Lo que me inspira día a día, es el aportar y colaborar desde el conocimiento y el saber hacer para impactar y motivar positivamente en la vida y decisiones de las personas que se van cruzando en mi camino. Ese camino que veo lleno de oportunidades y alegrias pero no ajeno a complicaciones y problemas que en más de alguna ocasión te dejan grandes aprendizajes de vida.

El ideal de vida en sociedad, es que cada uno de nosotros aportemos a una mejor calidad de vida a través del conocimiento y experiencia adquirida. Como bien me dijo un profesor de marketing mientras estudiaba, “Hazte conocida por lo que compartes y no por lo que ocultas”, de ahí pude reconocer que el ser una profesional me estaba dando la posibilidad de aportar de forma positiva y responsable en la vida de otras personas.

El mundo científico es para muchas personas desconocido, quizás alejado y hasta aburrido, por el alto nivel de conocimiento técnico que se utiliza. Además existe una amplia brecha entre el mundo científico, el de los negocios y la sociedad. Sus lenguajes se encuentran con una barrera en la comunicación y en la comprensión de cualquier investigación.

¿Cómo podrían interactuar un médico y un ingeniero en el desarrollo de aplicaciones que den acceso a una mejor calidad de vida a las personas no videntes?

El trabajo mancomunado de oftalmólogos, personas no videntes e ingenieros especialistas en desarrollo de software, permitiría entregar herramientas que aporten a la autonomía y calidad de vida de las personas no videntes, ya que todos aportarían desde su especialidad y experiencia.

Lo anterior, asociado con permitir utilizar la mente con un enfoque integral, donde se interactúe con diferentes disciplinas y tener la posibilidad de ver lo que nadie ha visto, hace que el aprendizaje con innovación proponga soluciones que el mundo espera para ser sostenible y potencialmente mejor.

Contenidos relacionados
 Por Hita Barraza Venegas     Es increíble retroceder y comparar la sociedad de hace 20 años con lo que vemos hoy en día. Pareciera que cada vez la vida Ver más
 Por Loreto Acevedo     Los paradigmas del trabajo actual nos obligan a las mujeres a optar entre nuestros hijos y el trabajo y creo que esto no puede seguir Ver más