marzo 11, 2017 admin_hg

Alimentación saludable: ¿mito o verdad?

 Por Antonia Tapia

 

 

Desde pequeña, y como muchas mujeres el tema del peso era algo con lo que vivía a diario. Yo era de esas minas que se levantaba en las mañanas a la pesa, los lunes siempre “empezaba la dieta” y me encontraba haciendo mandas que me significaban prohibiciones de alimentos para que se me cumplieran. Probé con todas las dietas…. Hipocalórica, antidieta, cetogénica, etc, etc, etc. El resultado siempre era el mismo: Frustración y Malestar conmigo misma llegando incluso a desórdenes alimenticios.

Hoy, con mis 34 años y luego de 2 embarazos entendí que las dietas en el Largo Plazo NO SIRVEN. Ese caldo de cabeza de no comer lo único que nos hace es engordar.

Ahora me pregunto ¿qué fue lo que cambio? ¿Por qué ahora me siento segura de mi misma, con el peso que deseo e irradio una energía que ilumina e impregna a los que están a mi lado?

Mi consejo es “escucha a tu cuerpo”.

1. Azúcar refinada. Me costó más de 20 años interiorizar que el azúcar refinada (léase chocolates, tortas, galletas, etc.) era un placer de SEGUNDOS, acompañado luego de una ansiedad mayor por comer más y más de eso, una adicción maldita. Luego viene una sensación de total arrepentimiento seguido por un malestar que te acompaña por horas. ¿Vale la pena ese segundo de placer a cambio de todo el malestar que me entrega después? Cuestiónenselo cada vez que estén frente a esta adicción maligna. Busca alternativas cuando quieras comer algo dulce: mangos, coco, almendras (¡Te dan una sensación de estar comiendo mazapán!), frutas y frutos secos de todo tipo son la mejor opción.

2. Desayuna como REY, almuerza como PRINCIPE y cena como MENDIGO. Suena más difícil de lo que es. Cuando te acostumbres vas a notar como tu guata está plana en las mañanas, con todas las ganas de recibir esa energía para partir el día. No te restringas en tu desayuno y si eres de las personas que no puede vivir sin el azúcar refinada, intenta ponerla en las mañanas, ya verás como tú mismo cuerpo la irá rechazando por alimentos más saludables que son los que necesita para poder estar activo todo el día.

Tenemos que desmitificar la alimentación saludable a comer puras ensaladas. ¡La alimentación saludable es comer todo tipo de alimentos que tu cuerpo te pide, solo escúchalo! Pero escúchalo no cuando tienes hambre, sino que cuando ya comiste y tu cuerpo te da ese feedback de cómo se siente para seguir el día. Esto es aprox una hora después de comer.

Recuerda en la noche que tu cuerpo debe descansar por lo tanto si te das un “buffet” o cenas algo muy elaborado le impedirás dormir y le pondrás una sobrecarga de trabajo.

En tí está hacer ese cambio. La energía que te acompañará será tu mejor aliada.

Contenidos relacionados
 Por Hita Barraza Venegas     Es increíble retroceder y comparar la sociedad de hace 20 años con lo que vemos hoy en día. Pareciera que cada vez la vida Ver más
 Por Loreto Acevedo     Los paradigmas del trabajo actual nos obligan a las mujeres a optar entre nuestros hijos y el trabajo y creo que esto no puede seguir Ver más